El triangulo de exposición y el control manual de la cámara

Gazebo in a park in Poland. Photo by Kenneth Carranza

El control de la luz es una de las materias más importantes en fotografía. Al planear cuidadosamente su toma, puede establecer el estado de ánimo de una imagen de maneras totalmente diferentes. Las dos formas principales de controlar la luz en una imagen son la fuente de luz en si y la configuración de la cámara.

El control de la fuente de luz puede ser el método más fácil. En un día soleado, mover el sujeto a una sombra le hará tener menos luz. Dentro de tu casa se pueden encender las luces para obtener una mayor iluminación. También se pueden utilizar técnicas más complejas como agregar flashes cuando sea necesario.

También se puede controlar la luz a través de los controles de la cámara. Al usar el modo manual, no solo puede controlar la cantidad de luz que llega al sensor, sino también los efectos creativos que cada una de estas opciones tiene en la imagen.

Comenzaremos con el ajuste ISO. La sensibilidad ISO no es en si una forma de modificar la luz sino una ganancia de señal aplicada a la imagen para que esta se vea más luminosa. Como este ajuste amplifica también el ruido en la imagen, lo mantendremos en el valor nativo de nuestra cámara, o el más bajo representado por un número, generalmente 100 o 200. Si no es posible alcanzar la exposición deseada con cualquiera de las otras opciones elevaremos esta opción hasta alcanzar el valor deseado.

Los otros dos controles disponibles en la cámara, la apertura y la velocidad de obturación, no solo influyen en la cantidad de luz que llega al sensor, sino que también afectan el aspecto de la imagen.

La apertura mide el diámetro relativo de la lente. Cuanto más ancho es, o más bajo el número f, más luz llega al sensor. Además, controla la profundidad de campo en una imagen junto con la distancia focal y la distancia al plano de enfoque. Esto significa que cuanta más luz recibas, menor será el área enfocada.

La velocidad de obturación mide el tiempo que el obturador permanece abierto, lo que permite que la luz llegue al sensor. Se mide en fracciones de segundo (1 / N) o por este último número, y cuanto mayor sea el número, más luz llegará en el sensor. El inconveniente es que su sujeto deberá permanecer inmóvil por un período de tiempo más largo.

Comience por configurar el ajuste más importante en el aspecto de la imagen, por ejemplo, la velocidad para un sujeto en movimiento. Luego se ajusta el otro hasta obtener la exposición deseada. Asegúrese de que no está comprometiendo la imagen con esta configuración, por ejemplo, al no tener suficiente profundidad de campo para mostrar su sujeto de forma nítida. Si esto sucede, vuelva al punto en el que esté seguro y modifique la ISO según sea necesario.

Deja un comentario